30 Y la suegra de Simón estaba acostada con calentura; y le hablaron luego de ella.