36 Porque cuando viniere de repente, no os halle durmiendo.