16 El que creyere y fuere bautizado, serĂ¡ salvo; mas el que no creyere, serĂ¡ condenado.