30 Y como fué á su casa, halló que el demonio había salido, y á la hija echada sobre la cama.