18 Oid, pues, vosotros la parĂ¡bola del que siembra: