23 Entonces, si alguno os dijere: He aquí está el Cristo, ó allí, no creáis.