18 No puede el buen árbol llevar malos frutos, ni el árbol maleado llevar frutos buenos.