15 Y tocó su mano, y la fiebre la dejó: y ella se levantó, y les servía.