6 Y diciendo: Señor, mi mozo yace en casa paralítico, gravemente atormentado.