5 Y no cubras su iniquidad, ni su pecado sea raĆ­do delante de tu rostro; porque se airaron contra los que edificaban.