17 A su alma hace bien el hombre misericordioso: Mas el cruel atormenta su carne.