23 El deseo de los justos es solamente bien: Mas la esperanza de los impíos es enojo.