2 Como bramido de cachorro de león es el terror del rey: El que lo hace enfurecerse, peca contra su alma.