32 Mas al fin como serpiente morderĂ¡, Y como basilisco darĂ¡ dolor: