26 Los conejos, pueblo nada esforzado, Y ponen su casa en la piedra;