19 Pues las ramas, dirás, fueron quebradas para que yo fuese ingerido.