17 Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que mira á Dios.