Romanos 8:19; Romanos 8:23; Romanos 8:25

19 Porque el continuo anhelar de las criaturas espera la manifestación de los hijos de Dios.
23 Y no sólo ellas, mas también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es á saber, la redención de nuestro cuerpo.
25 Empero si lo que no vemos esperamos, por paciencia esperamos.