3 Diga ahora la casa de Aarón: Que para siempre es su misericordia.