128 Por eso todos los mandamientos de todas las cosas estimé rectos: Aborrecí todo camino de mentira.