4 Muy harta está nuestra alma Del escarnio de los holgados, Y del menosprecio de los soberbios.