4 Entonces nos habrĂ­an inundado las aguas; Sobre nuestra alma hubiera pasado el torrente: