5 Que no oye la voz de los que encantan, Por más hábil que el encantador sea.