2 Hiciste temblar la tierra, abrĂ­stela: Sana sus quiebras, porque titubea.