22 Por cuanto no habían creído á Dios, Ni habían confiado en su salud: