35 Y acordábanse que Dios era su refugio. Y el Dios Alto su redentor.