40 ¡Cuántas veces lo ensañaron en el desierto, Lo enojaron en la soledad!