16 Quemada á fuego está, asolada: Perezcan por la reprensión de tu rostro.