18 Porque recrearon mi espíritu y el vuestro; reconoced pues a los tales.