3 Y estuve yo con vosotros con flaqueza, y mucho temor y temblor.