32 Y llegamos a Jerusalén, y reposamos allí tres días.