8 Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró.