28 Tú, pues, serás quebrantado entre los incircuncisos, y yacerás con los muertos a cuchillo.