7 Y me llevó a la entrada del atrio, y miré, y he aquí un agujero que estaba en la pared.