23 Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; y le bendijo.