16 Y él mismo me será salud, porque no entrará en su presencia el impío.