26 Nunca tuve paz, nunca me aseguré, ni nunca me reposé; y me vino turbación.