26 He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos; ni se puede rastrear el número de sus años.