29 Desde allí acecha la comida; sus ojos observan de muy lejos.