37 Porque en esto es el dicho verdadero: Que uno es el que siembra, y otro es el que siega.