8 Siervos se enseñorearon de nosotros; no hubo quien nos librase de su mano.