12 Cuando Jesús la vio, la llamó, y le dijo: Mujer, libre eres de tu enfermedad.