35 Luego fueron abiertos sus oĆ­dos, y fue desatada la ligadura de su lengua, y hablaba bien.