17 Así que tengo de qué gloriarme en el Ungido, Jesús, para con Dios.