4 para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al EspĂ­ritu.