6 Porque la prudencia de la carne es muerte; mas la prudencia del EspĂ­ritu, vida y paz;