12 Por eso quebrantó él con trabajo sus corazones, cayeron y no hubo quién los ayudase.