36 Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia.