37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avĂ­vame en tu camino.