2 Por tanto no temeremos aunque la tierra sea removida; aunque se traspasen los montes al corazón del mar.